El icono sagrado by Neil Olson

By Neil Olson

Booket. Barcelona. 2006. 19 cm. 493 p. Encuadernación en tapa blanda de editorial ilustrada. Colección 'Bestseller internacional', 1146. Traducción de Carme Font. Traducción de: The icon. "Planeta". Bestseller internacional (Booket). 1146 .. Este libro es de segunda mano y tiene o puede tener marcas y señales de su anterior propietario. Cubierta deslucida. Funda de plástico. ISBN: 84-08-06582-3

Show description

Read or Download El icono sagrado PDF

Similar spies & politics books

Die Säulen der Erde

England 1123-1173. Es ist eine Zeit blutiger Auseinandersetzungen zwischen Adel, Klerus und einfachem Volk, das unter Ausbeutung und no longer leidet. Philip, ein junger previous, dessen Eltern von marodierenden S? ldnern abgeschlachtet wurden,tr? umt den Traum vom Frieden: der Errichtung einer Kathedrale gegen die M?

Thai Horse

It truly is adequate to make Ludlum look humdrum. ATLANTA magazine & CONSTITUTIONChristian Hatcher, the authorized killer they name the Shadow Warrior, is out of penal complex and searching out the betrayer that acquired him there. along with his physique wasted and his spirit approximately beaten, Hatcher returns to Hong Kong and Bangkok--deadly stops at the heroine pipeline--and comes toward an answer that he fears to find .

Additional resources for El icono sagrado

Sample text

Andreas tenía la boca seca. ¿Qué parte de la historia conocía Alex? ¿Quién se la había contado? Fotis no había sido. ¿Y Maria? Quizá él mismo, durante alguna tarde que ya había olvidado. Su hijo lo estaba mirando fijamente. —No, no puedes hacerlo, ¿verdad? Sólo dile que lo deje fuera. Hazlo por mí. A su padre no le va a hacer caso, pero sí te escuchará a ti. —No estoy seguro. Matthew volvió a entrar en la habitación. —¿Lo harás por mí, padre? Multitud de pensamientos distintos daban vueltas en la mente de Andreas, y ninguno de ellos podría resolverse si su hijo lo miraba de aquella forma.

Estoy bien, es que no he dormido lo suficiente, eso es todo. Siento lo de tu hijo. ¿Alex, verdad? —Te has tomado la molestia de echarle una ojeada a mi archivo. Es todo un honor. —Por Dios, Andy, casualmente me acordaba de tu nombre. ¿Siempre insultas a la gente que te hace un favor? —Sí, es una costumbre griega. Odiamos tener que deberle algo a alguien, de modo que lo ofendemos desde el principio para darle a entender que no somos de su propiedad. Morrison meneó la cabeza, en un gesto que denotaba alivio o diversión.

Fotis quería tomar ese sendero hasta donde su conductor (uno de los rusos, Anton o Nicholas) esperaba en la avenida. Obedeciendo a una norma tácita, Matthew nunca lo acompañaba hasta el coche, pero sí se quedó para asegurarse de que cruzaba la calle. —Te dejaré para que hagas tu trabajo. —Fotis tomó las dos manos del joven entre las suyas—. No permitas que tus pensamientos te atosiguen. Te llegará la decisión correcta si tu mente está serena. Dios te guarde, hijo mío. —Cuídate, Theio. Matthew notó un apretón de dedos y el anciano partió, lentamente pero con confianza, sin mirar atrás.

Download PDF sample

Rated 4.56 of 5 – based on 46 votes